Las reuniones son tóxicas

¿Reuniones tóxicas?Esta llamativa frase la leí hace pocos años en Getting Real, libro sobre cómo desarrollar aplicaciones web de forma eficaz. Aunque no lo parezca, hay bastantes apartados de dicho libro que son aplicables a otros ámbitos y la educación es uno de ellos.

Las reuniones son tóxicas es el título de uno de los apartados del libro (en inglés). De todos los motivos que los autores argumentan para evitar reuniones, me quedo con los siguientes:

  • A menudo tienen órdenes del día tan imprecisas que nadie está del todo seguro de lo que tratan.
  • Requieren una preparación rigurosa que raramente es llevada a cabo.

A lo que yo añadiría:

  • Dan vueltas y más vueltas a minucias y aspectos que no afrontan los problemas a tratar.
  • Aunque se tome acta, muchas de las cosas decididas no se llevan a cabo y caen en el más profundo olvido (probad a leer actas del curso pasado y me decís si voy errado o no).
  • Gran parte de los asistentes no participa o lo hace muy poco.

Aunque seguramente lo que más me molesta de las reuniones es cuando se centran principalmente en…

  • Temas burocráticos que toman todo el protagonismo.
  • Hacer constante hincapié en aspectos negativos (contra la administración, malos alumnos, colegas de trabajo…)

Creo que cambiaría de opinión sobre las reuniones si…

  • Participación y trabajo en equipoTuvieran una duración limitada y relativamente corta (30-45 minutos).
  • El orden del día estuviera bien claro y se limitara a uno o dos temas.
  • Fueran altamente participativas y los asistentes se implicaran activamente.
  • Las personas se fijaran en lo que funciona y procuraran replicarlo en vez de lamentarse con las cosas que van mal.
  • Lo que se decidiera se llevara realmente a cabo, con un seguimiento posterior por parte de alguno de los asistentes.

Ah, y si encima pudiéramos compartir experiencias sobre metodología docente, hablando de cómo enseñamos, qué nos funciona y qué no, preguntando a los demás, aprendiendo los unos de los otros… entonces creo que me encantarían las reuniones. En los cinco años que llevo de profesor de secundaria aún es hora de que tope con una reunión así.

¿Y vosotros, qué opináis de las reuniones que hacéis en vuestro centro? ¿Son reuniones tóxicas o son productivas y reparadoras? ¿Qué echáis de menos en una reunión? ¿Y de más?

septiembre 7, 2010 at 12:17 am 5 comentarios

Aplicaciones de los códigos QR

Los códigos QR permiten codificar información en una especie de “códigos de barras en 2D”. He hecho un breve vídeo que muestra algunas aplicaciones. Imaginad que pasáis unas fotocopias a los alumnos que contienen uno o más códigos de estos y que enlazan a vídeos, canciones o páginas web. De hecho, son varios los profesionales de la educación que lo están usando de un modo u otro.

Generar un código QR es tan fácil como visitar una página web que lo permita, introducir la información deseada y darle al botón “Generar código QR”. Luego podremos descargar la imagen para usarla donde creamos conveniente (pdf, fotocopia, cartel, tarjeta de visita…).

Actualización: Tal y como comenta César, es recomendable que siempre incluyamos la dirección URL abreviada, además del código QR. De este modo no excluimos a los alumnos que no tienen los medios para decodificar la información (móvil SmartPhone + programa lector + conexión a Internet). Por ejemplo, si quiero poner un enlace a uno de mis artículos de este blog, puedo usar un sitio como bit.ly para abreviar la dirección y ponerla cerca del código QR que también contiene la misma dirección.

Código QR que enlaza a artículo de Bradbury en Marte

Código QR que enlaza a artículo de Bradbury en Marte

http://bit.ly/cTrSsD

¿Qué otros usos se os ocurren para la docencia?

junio 21, 2010 at 12:42 am 9 comentarios

Estimulación temprana, Barrio Sésamo y revolución educativa

La revolución educativa es el sugerente título del programa número 64 de Redes. En esta ocasión,  Eduard Punset entrevista al psicólogo Robert Roeser, e insiste de nuevo en que los auténticos agentes de cambio de la educación somos los profesores:

[…] la culpa no es de los estudiantes ni de los padres, ni siquiera del estado. Realmente, lo que necesita un cambio radical es la formación de los profesores. Hay que replantear la profesión de docente.” (Eduard Punset)

Que conste que estoy de acuerdo con la idea de que debemos replantear nuestra profesión y que es necesaria una mejor formación para docentes para afrontar los nuevos retos. Sin embargo, tal como lo plantea el señor Punset, alguien podría interpretar que los que enseñamos somos los únicos responsables de la educación y ahí disiento. Sí que tenemos mucha responsabilidad y protagonismo, pero no somos los únicos. Creo que el estado algo tiene que ver con todo esto. Y las familias. Y los medios de comunicación. No quiero eximir a nuestro colectivo de nuestras responsabilidades y tareas pero no sigamos contribuyendo con la idea de que TODO recae sobre los docentes.  Un ejemplo de que los docentes no somos los únicos responsables de la educación de las personas es la estimulación temprana.

Estimulación temprana

La estimulación temprana o estimulación precozes un grupo de técnicas para el desarrollo de las capacidades de los niños en la primera infancia” (Wikipedia). ¡¡¡Se puede empezar a aplicar des de los cero años!!! No estamos hablando de una moda que acaba de aparecer hace poco. Hay investigaciones científicas que avalan estas técnicas que se remontan a los años setenta. Podemos encontrar libros en español que hablan de ella que se publicaron ¡hace 30 años! (un ejemplo, aquí).

La estimulación temprana es algo que se puede empezar a aplicar poco después que un bebé haya nacido. ¿Qué profesor tiene ahí algún poder de decisión? Ninguno. Bueno sí, los profesores que son padres y deciden aplicar la estimulación temprana con sus hijos, pero no con los hijos de los demás.

¿Cómo descubrí la estimulación temprana? De pura casualidad. Un compañero de instituto, también profesor de informática que está asistiendo a cursos para aprender estas técnicas y las está aplicando con su bebé. Y digo yo, ¿no estaría bien que los pediatras informaran de estas técnicas a los padres? ¿No sería buena idea que los medios de comunicación hablaran una y otra vez de la estimulación temprana? Los beneficios son muchos: mejor capacidad de atención y concentración de la persona, detección precoz de posibles anomalías y reducción de sus efectos adversos, mejora notable de la psicomotricidad, etc.

Otro buen ejemplo de que la educación no sólo es cosa de maestros y profesores es Sesame Street (el Barrio Sésamo original de EEUU).

Sesame street

A mediados de los años 60 se empezó a estudiar cómo la televisión podía ayudar a los niños, especialmente los de familias con pocos recursos, a aprender y prepararse para la escuela. La idea es simple: los niños de familias con buen nivel educativo o mayor poder adquisitivo pueden formar mejor a sus hijos que el resto de familias. Cuando entra el niño en la educación preescolar puede estar en ventaja o desventaja dependiendo de lo que haya aprendido en casa. Gracias a Sesame Street, los niños con desventajas sociales podían aprender igualmente a contar números, las letras del abecedario y un sinfín de otros aprendizajes que les irían muy bien para cuando entraran en la escuela.

Estos son sólo dos ejemplos de que educación de los niños antes de entrar en la escuela y que determinarán en buena medida su mejor o peor adaptación a ella. Son sólo dos ejemplos de que los actores responsables de la educación somos varios. La auténtica revolución educativa está en manos de todos.

junio 20, 2010 at 9:58 pm 1 comentario

Una divertida forma de combatir el plagio

¿Cuántas veces hemos tenido que explicar a los alumnos que no pueden copiar y pegar textos sin hacer referencia a los autores originales?

Este divertido y original vídeo pretende concienciar a los estudiantes de las consecuencias del plagio. También explica de forma sencilla cómo citar y hacer referencia a los textos originales.

Tendréis que activar los subtítulos ya que parece que está en noruego. Para ello, primero haced clic en el botón de reproducción. A continuación haced clic en el icono inferior derecho y fijaos en las siguientes imágenes para activar los subtítulos en español (son automáticos, así que no son perfectos). Aviso: hay algunos diálogos en inglés que no están subtitulados.

Activar subtítulos en español

En resumen, un original y divertido recurso para concienciar a los alumnos. Seguro que no les dejará indiferentes.

YouTube: Plagiarism Video

[Vía eLearning Blog: Don’t Waste Your Time]

junio 19, 2010 at 12:22 pm Deja un comentario

¿Qué hace falta para que los alumnos dejen de hacer PowerPoints malos?

La respuesta la encontraréis en el artículo que he escrito en otro de mis blogs.

Muerte por PowerPoint

Espero que os sea útil. Cualquier comentario será bienvenido.

junio 18, 2010 at 9:35 pm 3 comentarios

¿Está condenada la Educación?

Seguro que el siguiente vídeo no os deja indiferentes. George Carlin habla de Estados Unidos pero casi todo lo que dice sirve para otros muchos países.

Creo que tiene parte de razón pero no me gusta pensar que la Educación no mejorará. Lo que sí parece cierto es que el esfuerzo tendrá que ser enorme para combatir a “los poderosos” que no quieren una población bien educada y capaz de pensar de forma crítica. También hay que decir que es complicado luchar contra algo que no ves.

Por cierto, en los subtítulos hay una parte que da pie a confusión. Debería especificar lo que dice este señor (lo he puesto en negrita):

“Y pronto, lo único que necesitarás para entrar en la Universidad es un puto lápiz”.

Creo que el matiz es importante porque de otro modo alguien podría interpretar que es para entrar en la escuela primaria, por ejemplo.

¿Qué opináis de lo que dice?

junio 12, 2010 at 10:35 am Deja un comentario

3 consejos para fomentar el cambio

Chip y Dan Heath son dos hermanos que consiguieron que su primer libro “Made to Stick” fuera un best-seller y encandilara a la gran mayoría de sus lectores.

Chip y Dan Heath

La versión española se llama “Pegar y pegar” y, aunque la traducción deja bastante que desear, vale la pena leerla por la cantidad de ideas y ejemplos que nos dan para intentar que una idea sea pegadiza (se entienda, se recuerde y cambie el comportamiento). Un libro altamente recomendable para cualquier persona que quiera que sus ideas no queden en el olvido y por tanto, muy indicado también para docentes.

Hace un par de días os contaba que he empezado el segundo libro de los hermanos Chip. En esta ocasión nos hablan sobre cómo fomentar el cambio (individual, de organizaciones o social). En el primer capítulo nos muestran las bases de lo que tratará el libro y nos hablan de un jinete que monta un elefante y tiene que dirigirlo por caminos para ir a algún lugar. El jinete representa nuestra parte racional, el elefante la parte emocional y el camino el contexto y las circunstancias (el primer capítulo está disponible, en inglés, en la página de los autores).

Imagen de justinmccarthy (flickr)

La cuestión es que el jinete (parte racional) a veces no puede con la masa y la fuerza del elefante (parte emocional). Otras veces no sabe hacia donde dirigirse, el camino no está claro. Chip y Dan Heath nos cuentan varias historias que ilustran los tres puntos que desarrollarán en su libro para fomentar el cambio. Para ello tendremos que…

  1. Dirigir al jinete: Lo que a menudo se percibe como resistencia al cambio normalmente es falta de claridad. Debemos proveer una dirección bien clara a seguir.
  2. Motivar al elefante: Lo que a menudo se percibe como pereza normalmente es agotamiento. El jinete no puede controlar a un elefante que no le hace demasiado caso durante mucho tiempo. Es necesario apelar a la parte emocional de las personas.
  3. Dibujar el camino: Lo que a menudo se percibe como un problema de las personas normalmente es un problema de las circunstancias. Si damos forma a un camino por donde pasar, será más fácil para las personas tomarlo (recordad la historia de los alumnos que se olvidaban de leer su tarea semanal).

Es curioso porque son aspectos que me han pasado alguna vez por la cabeza pero nunca de esta forma tan didáctica y con tanto detalle. Estoy convencido de que, en muchas ocasiones, nuestros alumnos no responden como esperamos por la falta de claridad, porque no estimulamos su parte emocional o porqué no les facilitamos el camino.

Que nadie piense que soy partidario de darlo todo masticado, ni mucho menos. Pero de ahí a facilitar las cosas, dibujar el camino, ofrecer una dirección clara a tomar y potenciar la parte emocional hay una diferencia.

Porque precisamente los profesores tenemos muchísima más experiencia que los alumnos y por tanto, no podemos dejar que nos atrape el mal del conocimiento, que consiste en que cuanto más sabemos, peor nos explicamos ya que damos por sentado un montón de cosas que los alumnos no tienen porque saber. Este concepto lo tratan los hermanos Heath en su primer libro y es algo que deberíamos tener muy pero que muy presente los que nos dedicamos a la enseñanza. Pero eso será mejor que lo dejemos para otro futuro artículo.

junio 11, 2010 at 10:58 pm 2 comentarios

Entradas antiguas


Categorías

Feeds