Reivindicando el buen humor en las aulas

noviembre 10, 2007 at 12:05 pm 4 comentarios

El pasado jueves leí un artículo en Què! Barcelona que hablaba de las ventajas del buen humor en las empresas. Según reza uno de los titulares “Trabajadores y empresas han aprendido que con buen humor se gana más“. Evidentemente esta afirmación es aplicable a otros campos y, por deformación profesional, voy a hablar del mío: La Educación.

Me gustaría poder afirmar que, lejos quedan ya las clases de antaño del profesor serio, estricto y autoritario, pero sé de buena tinta que aún habita en algunas aulas este tipo de espécimen. Un ambiente excesivamente serio puede crear tensión y estrés tanto en el profesor como en los alumnos.

La risa reduce el estrés, fomenta la creatividad y mejora la calidad y la producción del trabajo

El buen humor es una herramienta poderosa que hay que saber utilizar adecuadamente para:

  • captar la atención de los alumnnos: al hacer una broma sobre algo que se está explicando, el alumno distraído pregunta “¿qué pasa?” cuando el resto de la clase se ríe y puede engancharse de nuevo.
  • amenizar las explicaciones, aumentando el ánimo y la motivación de los estudiantes.
  • relajar momentáneamente cierta tensión en el ambiente, por ejemplo después de haber explicado un concepto complicado que no han acabado de entender (básicamente porque estan todos serios, callados y con el ceño fruncido ;))
  • transmitir y contagiar un estado de ánimo positivo a los alumnos, que te digan “¡Tu siempre estás feliz!” casi con indignación es muy satisfactorio 😀

Aunque también es importante:

  • dosificarlo convenientemente para evitar un clima excesivamente distendido y relajado
  • saber imponer las normas y los límites cuando es necesario (tener buen humor no implica dejar que la clase se desmadre)
  • utilizarlo según la personalidad que se tiene, no todo el mundo es gracioso por naturaleza pero todos podemos provocar alguna sonrisa ajena y eso se puede trabajar con el tiempo.
  • utilizarlo según el estado de ánimo, hay momentos en que es mejor no forzarlo porque uno no tiene el día.

En mi caso el buen humor es una forma de entender la vida y por tanto también lo utilizo en mis clases. La principal ventaja es que noto que los alumnos se lo pasan un poco mejor, ¡y yo también! Un inconveniente es que a veces no controlo bien la dosis de humor y los alumnos se relajan excesivamente. Estamos en ello 🙂

Anuncios

Entry filed under: Educación. Tags: , , , , , , , , .

La ineficiencia de las reuniones Medidas imaginativas contra las malas conductas

4 comentarios Add your own

  • 1. Ricky  |  noviembre 12, 2007 en 7:58 pm

    Que razón que tienes! Sea donde sea el buen humor permite relativizar las cosas y por lo tanto ser + objetivo. Cuando algo no sale bien o no ha salidos bien, no sirve de gran cosa lamentarse o mosquearse. Si te ries de ello, como mínimo viviras + años. Como dicen el proverbio chino: ” si algo no tiene solucion para que preocuparse, y si la tiene para que preocuparse” Pero parece ser que esto no está de moda, que si te ries es que no te lo estás tomando en serio…jajajaja!! Así cuando no se pueda expresar porque los que estan a tu alrededor lo confunden, mejor imaginar la cara que ponen cuando están echando un polvo por ejemplo o forzando la caquita… :-)))))

    Responder
  • 2. Marta o Marte  |  noviembre 14, 2007 en 11:36 am

    Totalment d’acord. S’ha estudiat el riure i s’ha comprovat que quan riem oxigenem el cervell, fixeu-vos-hi quan rieu o veieu riure que la vena que passa pel front s’eixampla i d’aquesta manera entra més oxigen, així podem pensar millor i amb més claredat. És a dir, rient, no només ens ho passem millor, sinó que pensem més. Per això el món va com va, poc riure i menys sentit comú és del que pateixen alguns i algunes.

    Responder
  • 3. Pacman irrumpe en clase « Bradbury en Marte  |  diciembre 16, 2007 en 1:37 pm

    […] por choulo on Diciembre 16, 2007 En el artículo “Reivindicando el humor en las aulas” no me refería a esto exactamente pero seguro que los alumnos quedaron bien relajados para […]

    Responder
  • 4. Lu  |  marzo 5, 2008 en 12:56 am

    L’humor és un signe d’intel·ligència. Ara bé, no tot l’humor és intel·ligent, ni s’utilitza intel·ligentment.

    Em semblen molt útils els consells d’ús a l’aula que exposes.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Categorías

Feeds


A %d blogueros les gusta esto: